GANA CIVIS

El gran viaje de Goat Way Team llega a su fin. ¿Habrán logrado llegar a Ulaanbaataar? Ellos mismos te lo cuentan

La gran aventura de los chicos de Goat Way Team llega a su fin. Tras 16.000 kilómetros los tres chicos del 93 con su coche del 92 finalizan su rally solidario. Así nos cuentan sus últimas aventuras, imprevistos y batallitas:

Después de salir del mecánico, habiendo pagado el perfume y la tienda de acampada el coche no duraba más de un minuto sin sobrecalentarse, la sensación era desesperante.

El amigo Uzbeko que hicimos, Hasan, fue en busca de nuestro segundo mecánico y ya aviso que no fue el último en Nukus. Mientras tanto los tres nos habíamos quedado tirados en lo que parecía un chatarrero por la gran cantidad de coches rotos que había allí, finalmente término siendo la parte trasera de un gran complejo para bodas.

Donde sin saber cómo terminamos siendo la actuación estrella del lugar; nos dieron comida, bebida y bailamos, aunque el coche lo daban por perdido al menos tuvimos un rato de diversión que permitió olvidarnos de lo que podía ser el final de nuestro reto.

Esa noche, entre los tres, decidimos continuar nuestra aventura hasta el final. Si Isabel nos fallaba debíamos terminar ni que fuera con camella, cabra o a pie, así que no dispusimos a prepararnos por lo que podía ser una nueva y excitante aventura. [Recalcar que durante nuestra estancia en Nukus dormíamos en un hotel 5 estrellas superior, véase foto].Captura de pantalla 2015-09-30 a las 11.08.36A la mañana siguiente nos despertamos con la idea de ir a vender o regalar todos nuestros utensilios que no íbamos a usar más, sorprendentemente y sin saber cómo, terminamos en nuestro tercer mecánico que nos volvió a dar esperanza para continuar nuestro reto.

Aparentemente el problema en nuestro coche residía en el termostato, que fue substituido por una pieza de madera que según nuestro salvador no duraría más de 2000 km, y al final deberíamos reemplazarlo para continuar. Nuestra Isabel era cada vez más un pequeño Frankenstein.Captura de pantalla 2015-09-30 a las 11.08.55Muy emocionados emprendimos nuevamente la aventura; esa misma noche reventamos una rueda, ya que para volver a la normalidad debíamos volver a la estadística de 1.43 mecánicos por día, y además dormimos en los campos de melones Uzbekos invitados por una familia autóctona, que sin tener nada nos dio todo.Captura de pantalla 2015-09-30 a las 11.09.08Los días siguientes se mezclaron un poco entre ruedas pinchadas, la angustia de que el coche petase y la alegría de petar las tres capitales del imperio Persa: Jiba, Bukhara y Samarkand.

Decidimos probar el couchsurfing y terminamos durmiendo en un chalet en Tashkent donde hicimos dos grandes amigos Davis y Liss; que nos regalaron dos maravillosos días en los que pudimos descansar, asearnos y apaciguar nuestro nerviosismo. Para poder emprender de nuevo con fuerzas renovadas el reto.Captura de pantalla 2015-09-30 a las 11.09.26

De Tashkent nos dirigimos a un nuevo país, Kirguistán, en concreto a la ciudad de Osh, donde después de una que otra discusión decidimos comprar un termostato nuevo que resultó ser una de las compras más encertadas de todo el viaje. Después de 400 km el trozo de madera que hacía de parche des de Nukus decidió rendirse a las dos de la mañana. El ambiente acompañaba bastante; los mosquitos, la humedad y el estar en medio de la nada ayudo mucho a llevar la situación.Después de 50 picaduras de mosquito, un dormir un tanto malo y 4 horas de trabajo, reparamos el termostato haciendo una junta de unión con una ventosa de un antiguo GPS. Con mucha suerte, al cabo de 20 segundos de salir de ese lugar, nos quedamos encallados en la arena. Los acontecimientos que sucedieron a continuación fueron cuanto menos graciosos; para sacarnos de ese lugar vinieron 2 coches, un tractor y una excavadora. Si, finalmente nos sacaron.

Lo más rápido posible nos dirigimos hacia la frontera kazaja, para llegar a la ciudad de Almaty y reponer fuerzas para iniciar una jornada de dos días en las que recorreríamos aproximadamente 2000 km, cruzando por el camino la frontera Rusa y así terminar en Barnaul. Allí fue donde Antoni por problemas externos debía abandonarnos, y el número de personas en nuestra expedición se reducía. Como pequeño inciso en Almaty tomamos una de las peores decisiones de todo el viaje, comprar comida en conserva sin saber tan siquiera que era; ya podéis imaginar a que resultados nos llevó esa apuesta de víveres.Captura de pantalla 2015-09-30 a las 11.09.37

Llegados a Barnaul tardamos un día en cruzar el Altay y una noche en cruzar la frontera Mongola, finalmente conseguíamos llegar a nuestra meta. Tan solo nos separaban 2000 km de carreteras de tierra de Ulaanbaataar.

Tardamos seis días en ir de la frontera al fin de nuestro reto, y no hubo día en que  Isabel no tuviera un problema, claramente estaba muriendo. Después de recorrer 1000 km sin problema los primeros síntomas de nuestra compañera fueron: la pérdida del tubo de escape, la caída del motor de su soporte, la suspensión trasera rota, la desviación de la dirección y una rueda pinchada. Contrariamente, como aspecto positivo, conseguimos reparar todos estos problemas con una tienda y los asientos traseros del coche.

Los últimos 200 km fueron un poco más dramáticos: el embrague, el cambio de marchas y los frenos decidieron despedirse a eso de las 10 de la noche.

Pero Goat Way team nunca se rinde, gracias a Jimny Hendrix, un equipo con el que hacíamos convoy desde hacía unos días no tiró durante 200 km, así pudiendo cumplir con Isabel y por Nacho nuestro reto; llegar a Ulaanbaataar, capital de Mongolia.Captura de pantalla 2015-09-30 a las 11.09.49

Este es todo el recorrido que han hecho los amigos Goat Way Team a lo largo de su rally solidario. Muchos miles de kilómetros circulados y muchas vivencias que jamás olvidarán 🙂 ¡Hasta aquí su aventura!

Captura de pantalla 2015-09-30 a las 11.42.07


Recuerda que los 16.000Km de Álex, Antoni y Alfons tiene una causa, ayudar a Eva y a Nacho a financiar la investigación para acabar con la enfermedad de DENT. Puedes hacer tu donativo para esta causa en el crowdfunding especial que han creado. Todas tus donaciones van a recibir 20 Civis por el simple hecho de apoyarles.

Historias como estas suceden cada día en CiviClub.org, el primer club que recompensa las cosas buenas que haces por tu entorno. Regístrate ahora y empieza a hacer #cosasbuenas, ganar Civis y convertirlos en regalos y donaciones. Bienvenid@!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s